jueves, junio 16, 2016

Capítulo 309 - Engañado

Capítulo 309 - Engañado

En chino, "segunda generación de ricos" es un insulto para los niños que no servían para nada de los millonarios y multimillonarios. Esto se aplica a Gu Bei, ya que él es la "segunda generación" que está viviendo fuera de su clan

Xiao Ning’er le dijo con tranquilidad a Nie Li, ” ¡Nie Li, yo también traje muchas Notas del Rocíos Celestiales conmigo, así que puedes tener unas cuantas docenas cuando regresemos!” Gracias a su altísimo talento, la Secta Nota Celestial le había proporcionado a Xiao Ning’er con un suministro casi infinito de Notas de Rocío Celestiales para su entrenamiento. A pesar de que ella había usado una cantidad considerable para su propia cultivación, aún tenía muchas restantes.

“Está bien.” Nie Li sonrió casualmente y asintió, aceptando las buenas intenciones de Xiao Ning’er. Cuando ella regrese a su secta, ella definitivamente será capaz de adquirir más. Antes de que regresase, Nie Li definitivamente le obsequiará muchos tesoros, incluyendo un espíritu demoníaco de Línea de Sangre Dragón con índice de crecimiento Nivel Dios. En cuanto las Notas de Rocío Celestiales, probablemente Xiao Ning’er ya no las necesitaba.

La subasta continuó. Después de las botellas de Notas de Rocío Celestiales, hubo varios más de los espíritus demoníacos de Línea de Sangre de Dragón con índice de crecimiento Nivel Extraordinario, acompañados de algunos artefactos de Grado 1 y Grado 2, y una variedad de elixires para tratar las lesiones de cultivación.

La subasta era extremadamente intensa. Después de todo, los objetos en esta subasta eran cosas raramente vistas en otros lados. Bajo la sorprendida mirada de todos los presentes, Gu Bei continuó comprando objetos que se valorizaban desde cincuenta a sesenta mil piedras espirituales.

En cuanto le concernía a Nie Li, él ya tenía más que suficientes piedras espirituales para su uso personal. ¿Así que no cambiaría él parte de su fortuna por algunos artículos realmente útiles que podían mejorar aún más su fortaleza?

La vid dentro de su cuerpo había retrasado considerablemente su velocidad de cultivación. En este momento, Ning’er ya había alcanzado el reino 5to-destino, mientras que él mismo, sólo había entrado al Reino Destino Celestial hace no mucho. Al mismo tiempo, cuando Nie Li había subido en su clasificación, ¡su fuerza se había incrementado a muchas o incluso a docenas de muchas veces más fuertes que aquellos en el mismo nivel que él!

Debido a esa vid dentro de su cuerpo, La necesidad de Nie Li de cosas como las piedras espirituales y los elixires habían alcanzado una altura aterradora. Una persona ordinaria mostraría evidentes crecimientos en su cultivación después de refinar con algunas docenas de piedras espirituales, Nie Li, por otra parte, necesitaba de algunos cientos o incluso miles. Sin embargo, él tenía una persistente sensación de que cuando la vid dentro de su cuerpo haya crecido a su tamaño completo, sería absolutamente extraordinaria.

Toma por ejemplo, las trece botellas de las Notas de Rocío Celestiales que Gu Bei recientemente había comprado para él. Tal suministro duraría bastante tiempo para una persona ordinaria. Sin embargo, en las manos de Nie Li, éstas probablemente se acabarían dentro de unos cuantos días.

Esto en realidad no era un problema que Nie Li podía evitar. Por lo tanto, él necesitaba adquirir cantidades enormes de recursos de cultivos.

Mientras Gu Bei ofertaba continuamente en un artículo tras otro, Murong Yu y Ye Xuan giraron sus cabezas y pretendieron como si nada estuviera pasando. Al sentarse juntos con Gu Bei, ellos ya no tenían nada de prestigio. Originalmente, Ye Xuan creyó que él era bastante acaudalado; sin embargo, cuando se comparó a sí mismo con Gu Bei, él había perdido completamente todo su prestigio.

Murong Yu estaba odiando a Gu Bei más y más, hasta el punto en que sus dientes estaban empezando a picarle. Murong Yu quería comprar algunos artículos para llevárselo consigo, pero cada vez que empezaba a ofertar, Gu Bei elevaría directamente el precio mucho más alto de lo que él podía permitirse, forzándolo a detenerse a mitad del camino. Al fin y al cabo, todas las piedras espirituales de Murong Yu habían sido obtenidas a través del duro trabajo de cazar espíritus necrófagos en las Ruinas Fantasmales. ¡Para él, éstos no eran algún soplo de buena fortuna otorgados por el viento! Murong Yu estaba muriendo por golpear sus puños sobre la mesa y maldecir a Gu Bei. Sin embargo, él lo soportó.

‘¡Si no estás dispuesto a dejarme tener un momento fácil, entonces yo tampoco te dejaré tener un momento fácil!’ Murong Yu empezó a incrementar periódicamente los precios para Gu Bei. Esta táctica tenía sus límites, pero siempre que él pudiera hacer que Gu Bei gaste un poco más de dinero, Murong Yu se sentía satisfecho.

Li Xingyun, sin embargo, vio a través de éstas. Él sabía que incluso aunque Gu Bei era un descendiente directo del Clan Gu, no había manera de que en realidad él tuviese tanto dinero. Pero basado en cuán cercano era Gu Bei de Nie Li, él podía adivinar que él en realidad estaba haciendo ofertas por todos esos artículos a petición de Nie Li. Al fin y al cabo, Nie Li, definitivamente, tenía guardado una cantidad considerable de las ventas de aquellos espíritus demoníacos ordinarios Nivel Dios.

A partir de ese momento, el artículo en la plataforma de subasta era un artefacto de Grado 3; un Chaleco de Peso Amatista. Gu Bei se veía bastante interesado en éste, ya que sus ojos brillaron con deseo. ¡Él empezó a ofertar por éste, coronándose eventualmente por encima de sus oponentes al alzar el precio hasta once mil piedras espirituales!

“¿Once mil piedras espirituales, se va a la una, se va a las dos…?” Qin Yue sonrió mientras observaba a la multitud. Ella no podía dejar de mandar unas cuantas miradas a la dirección de Gu Bei. Gu Bei era una tremenda bolsa de dinero. ¡En esta subasta, al menos un sólido diez por ciento se había ido hacia él!

Las cejas de Murong Yu se contrajeron cuando vio que el Chaleco de Peso Amatista estaba a punto de caer en manos de Gu Bei. “¡Doce mil piedras espirituales!”

Él sólo estaba intentando molestar a Gu Bei. De todas formas, era culpa de Gu Bei que él estuviera obstruyéndole.

Gu Bei le dio una mirada a Murong Yu con molestia mientras bufó con frialdad. “¡Trece mil piedras espirituales!”

“¡Catorce mil piedras espirituales!” Murong Yu había incrementado el precio otra vez. Murong Yu ya había alzado los precios varias veces de las que Gu Bei quería. Y cada vez, Gu Bei había comprado los artículos de todas formas. Así que, claro, Murong Yu no iba a tirar esta oportunidad a vengarse de Gu Bei.

Bastaba sólo una mirada para darse cuenta de que incluso aunque Gu Bei era rico, él era obviamente un tonto sin cerebro. Si él veía algo que le gustaba, entonces él continuaría y ofertaría por éste sin vacilación.

Un Chaleco de Peso Amatista estaba, como mucho, valorizado alrededor de diez mil piedras espirituales.

¡Las personas se reirían de Gu Bei cuando escuchen que él se había gastado tanto dinero en un Chaleco de Peso Amatista! ¡Murong Yu no consideraba que un bueno para nada como él sea mucho!

Murong Yu esperó a que Gu Bei continuara ofertando, pero en su lugar, él sólo lo vio quedarse sentado ahí, bostezando, sin la entusiasta mirada que tenía anteriormente. Murong Yu de inmediato se dio cuenta de que algo estaba mal.

“Dado que quieres tanto este Chaleco de Peso Amatista, entonces prosigue y cógelo. ¡Yo, el Maestro Bei, soy un hombre generoso, así que no me molestaré en discutir contigo!” Gu Bei blandió su mano. Anteriormente, Gu Bei había estado apuntando a las ofertas de Murong Yu sólo para provocarlo. Por lo tanto, siempre que Gu Bei quería comprar algo, él tomaría represalias alzando el precio. Gu Bei había hecho también, lentamente, cálculos sobre la cantidad de dinero que Murong Yu tenía, el cual era de aproximadamente quince mil piedras espirituales.

A pesar de que el Chaleco de Peso Ametista era un artefacto de Grado 3, no tenía muchos usos prácticos debido a su peso. Asimismo, tal artefacto podía ser fácilmente comprado en cualquier otro lugar por diez mil piedras espirituales. La razón real por la cual Gu Bei mostró bastante interés en tal objeto era para convencer a Murong Yu en morder el anzuelo.

Originalmente, todos habían estado riéndose secretamente de la pelea entre Gu Bei y Murong Yu. Con la personalidad de bueno para nada de Gu Bei, él definitivamente compraría lo que quisiera, incluso si tuviese que gastar más dinero. Sin embargo, Gu Bei súbitamente se detuvo, justo cuando la multitud estaba esperando que él regrese una oferta. Todos estaban un poco sorprendidos.

De repente, les cayó de golpe.

¡Murong Yu había sido engañado por Gu Bei!

Anteriormente, Gu Bei había gastado grandes cantidades de dinero. A pesar de que los objetos por los que había ofertado eran bastante caros, él de hecho los había obtenido por un precio considerablemente decente. Esta Chaleco de Peso Amatista era la única excepción. ¡El momento en que Murong Yu levantó el precio hasta catorce mil piedras espirituales, Gu Bei súbitamente se retractó y dejó que Murong Yu tropezara de cabeza dentro de sus manos!

¿Cómo podía Murong Yu no ver venir eso? Él se regañaba a sí mismo mientras que su frente se llenaba de gotas de sudor.

Murong Yu había tratado a Gu Bei cómo a un rico de segunda generación quien sólo sabía cómo desperdiciar su dinero, y lo encontraba imposible no mirarlo con desprecio. Pero ahora, él había caído de cabeza dentro de la tumba que él había cavado para sí mismo.

El Chaleco de Peso Amatista era de hecho un artefacto decente de Grado 3, pero sus usos prácticos no eran muy significativos. Asimismo, Murong Yu ya poseía un conjunto de armaduras de batalla. Él no tenía ningún uso para el Chaleco de Peso Amatista. Más aún, sí el realmente lo compraba, entonces toda su fortuna de piedras espirituales sería agotada.

“¿Hay ciertas personas aquí que están demasiado asustadas para alzar el precio?” Murong Yu sonrió con frialdad mientras daba su última pelea al intentar provocar a Gu Bei.

Gu Bei agitó su mano, “Este Chaleco Amatista sólo vale diez mil piedras espirituales como mucho. ¡Sólo un idiota estaría dispuesto a gastarse catorce mil piedras espirituales en comprarlo!”

“Tú…” Murong Yu estaba muy consciente de que había sido engañado por Gu Bei. Pero ser engañado sólo era el problema secundario; ¡Ante tremendo evento, él, Murong Yu, se había convertido en una burla pública! Sus ojos casi chorreaban llamas.

Nie Li no pudo evitar reír ante la situación. En cuanto a los demás concernía, Gu Bei siempre había sido un perverso bueno para nada, dándoles a los demás una fuerte impresión de una inútil segunda generación. De lo contrario, Murong Yu no habría caído por ella.

Entre Gu Bei y Gu Lan, uno de ellos tenía que destacar y pelear por la posición del Patriarca del Clan Gu. ¡Gu Bei no iba a quedarse sentado de brazos cruzados y mirar cómo Gu Heng toma el asiento y obtiene el control del Clan Gu!

Gracias a los prolongados tratamientos de Nie Li, Gu Lan se había sanado completamente. Sin embargo, ella aún tenía que esconderse a sí misma y, además, Gu Bei ya se había integrado con un espíritu demoníaco de Línea de Sangre de Dragón con índice de crecimiento Nivel Dios. Gu Bei tenía todas las calificaciones para hacerse notar y pelear por el asiento del Patriarca; por lo tanto, él ya no tenía que esconder su fuerza como lo hacía en el pasado.

En el contexto de la subasta, incluso si Murong Yu sabía que él había sido engañado, la única cosa que podía hacer era tragárselo. Sin embargo, en lo profundo de su corazón, él estaba tan enfurecido que quería devorar vivo a Gu Bei.

¡Independientemente de su enfado, eso eran catorce mil piedras espirituales tiradas al drenaje! Incluso si Murong Yu consiguiera vender el Chaleco de Peso Amatista y obtener de regreso alguna de las piedras espirituales, él aún perdería cuatro a cinco mil piedras espirituales. ¡Mientras él pensaba en eso, él simplemente quería vomitar sangre!

Ye Xuan susurró al oído de Murong Yu. “¡Hermano Murong, realmente es un poco temerario comprar este Chaleco de Peso Amatista!”

“Son sólo catorce mil piedras espirituales, no es mucho.” Murong Yu forzó una sonrisa mientras vaciaba su copa de vino de un solo trago. Él no era una bolsa de dinero como Gu Bei. Desperdiciar tanto dinero casi le hace vomitar sangre de su adolorido corazón.

Gu Bei le dio una mirada a Murong Yu otra vez. “¿Me pregunto qué subastarán ahora? Dado que Murong Yu se siente muy confiado, ¿Por qué no oferta por unos cuantos objetos más?”

Lu Piao estaba locamente lleno de alegría dentro de su corazón y le dio el pulgar hacia arriba desde su interior.

Xiao Ning’er no pudo evitar dar pequeñas risas mientras observaba a Nie Li. Este amigo de Nie Li era de hecho como éste mismo hombre, sólo lleno de horribles ideas y absolutamente indispuesto a sacar el extremo corto del palo.

Varios de las generaciones jóvenes del Clan Gu, quienes estaban sentados en una esquina, miraron en su dirección y se unieron en discusiones en voz baja.

“Ese se ve como Gu Bei, ¿verdad?”

“¡La hermana de Gu Bei ya ha sido despojada de su posición como sucesora y él siempre ha sido un tipo licencioso, así que él nunca podía obtener las calificaciones para sucesor! ¡Antes, yo siempre pensé de él como un licencioso bueno para nada, pero ahora que lo estoy viendo, él no suena para nada como el tipo de los rumores!”

“¡Sí! ¡Él está comprando bastantes cosas a la vez, y sólo dependiendo de su propia riqueza! ¡Eso es algo que debe de ser respetado!”

La generación más joven del Clan Gu repentinamente se dio cuenta de que ellos tenían que reevaluar sus opiniones sobre Gu Bei. El Clan Gu era una de las tres familias más poderosas de la Secta  Plumas Divinas, y su fuerza era indudable. Tiempo atrás, la hermana de Gu Bei, Gu Lan, tenía un talento extraordinario, y era una existencia quien podía rivalizar con Long Tianming. Sin embargo, el cielo estaba celoso de los genios. Un día, un problema había ocurrido durante su cultivación que la dejó paralizada de la parte inferior de su cuerpo. A pesar del hecho de que el talento de Gu Heng era todavía aceptable, él aún era inferior al súper genio Long Tianming. Luego de eso, la familia siempre había estado preocupada y esperando a que otro genio aparezca en sus jóvenes generaciones.

¡Y ahora, Gu Bei, a quien nadie nunca había prestado atención, había, súbita e inesperadamente, revelado sus afilados colmillos!

Comentarios Disqus